Dr. Karina Reiss y Dr. Sucharit Bhakdi 2ª Parte

Dr. Karina Reiss. Dr. Sucharit Bhakdi 2ª Parte

Dr. Karina Reiss y Dr. Sucharit Bhakdi. Corona. False Alarm?. Facts and figures

Este artículo en audio

2. ¿Qué tan peligroso es el nuevo virus «asesino»?

Comparado con los coronavirus convencionales

Calcular la verdadera amenaza que el virus representaba fue inicialmente imposible. Desde el principio, los medios de comunicación y los políticos difundieron una imagen distorsionada y engañosa basada en defectos fundamentales en la adquisición de datos y, especialmente, en definiciones médicamente incorrectas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cada prueba de laboratorio positiva para el virus debía notificarse como un caso de COVID-19, independientemente de la presentación clínica (15). Esta definición representaba una infracción imperdonable de una primera regla de la infecciología: la necesidad de diferenciar entre «infección» (invasión y multiplicación de un agente en el huésped) y «enfermedad infecciosa» (infección con la consiguiente enfermedad). COVID-19 es la designación de una enfermedad grave que sólo se produce en alrededor del 10% de los individuos infectados (16), pero debido a la designación incorrecta, el número de «casos» se disparó y el virus se colocó a la cabeza de la lista de amenazas existenciales para el mundo.

Otro grave error fue que cada persona fallecida que había dado positivo en el test del virus entró en los registros oficiales como víctima de un coronavirus. Este método de notificación violaba todas las directrices médicas internacionales (17). El absurdo de dar a COVID-19 como causa de muerte en un paciente que muere de cáncer no necesita comentarios. La correlación no implica causalidad. Esta fue una falacia causal que estaba destinada a llevar al mundo a una catástrofe. La verdad que rodeaba al virus permaneció envuelta en una maraña de rumores, mitos y creencias.

Un estudio francés, publicado el 19 de marzo, trajo la primera luz a la oscuridad (6). Se agruparon dos cohortes de aproximadamente 8.000 pacientes con enfermedades respiratorias, según fueran portadores de coronavirus diarios o del SARS-CoV-2. Las muertes en cada grupo se registraron durante dos meses. Sin embargo, el número de muertes no difirió significativamente en los dos grupos y se llegó a la conclusión de que probablemente se había sobrestimado el peligro de la «COVID-19». En un estudio posterior, el mismo equipo comparó la mortalidad asociada al diagnóstico de los virus respiratorios durante los meses más fríos de 2018 a 2019 y de 2019 a 2020 (semana 47, semana 14) en el sudeste de Francia. En general, la proporción de muertes asociadas a virus respiratorios entre los pacientes hospitalizados no fue significativamente mayor en 2019-2020 que el año anterior (18). Así pues, la adición del SARS-CoV-2 al espectro de patógenos virales no afectó a la mortalidad general de los pacientes con enfermedades respiratorias.

En cuanto al número de muertes

¿Cómo se puede conciliar lo anterior con los informes oficiales del espantoso número de muertes de COVID-19? Se deben conocer dos números si se quiere evaluar el peligro de un virus: el número de infecciones y el número de muertes.

¿Cuántos fueron infectados por el nuevo virus?

Los intentos de responder a esta pregunta se vieron acosados por tres problemas:

1. ¿Qué tan confiable fue la prueba para la detección del virus?

El virus está presente en la nasofaringe por aproximadamente dos semanas, durante las cuales puede ser detectado. ¿Cómo se hace esto? El ARN viral se transcribe en el ADN y se cuantifica mediante la llamada reacción en cadena de la polimerasa (PCR). El primer ensayo para el nuevo coronavirus fue

desarrollado bajo la dirección del Profesor Christian Drosten, Jefe del Instituto de Virología de la Charité Berlin. Esta prueba se utilizó en todo el mundo en los primeros meses del brote (19). Siguieron las pruebas de otros laboratorios (20).

Las pruebas de PCR de diagnóstico deben normalmente someterse a una rigurosa evaluación de calidad y ser aprobadas por los organismos reguladores antes de su uso. Esto es importante porque ninguna prueba de laboratorio puede dar resultados 100% correctos. Los requisitos de control de calidad fueron esencialmente archivados en el caso del SARS-CoV-2 debido a la urgencia internacional declarada. En consecuencia, no se sabía realmente nada sobre la fiabilidad, la especificidad y la sensibilidad de las pruebas. En esencia, estos parámetros dan una indicación de cuántos resultados falsos positivos o falsos negativos se deben esperar. El protocolo de prueba del laboratorio Drosten se utilizó en todo el mundo, y los resultados de la prueba desempeñaron un papel fundamental en la adopción de decisiones políticas. Sin embargo, la interpretación de los datos era a menudo una cuestión de creencia. ¿Qué dijo el propio Drosten en Twitter (21)?

Claro: Hacia el final de la enfermedad el PCR es a veces positivo y a veces negativo. Aquí, el azar juega un papel importante. Cuando se prueba a un paciente el doble de negativo y se le da de alta como curado, es posible que se pueda volver a tener resultados positivos en casa. Pero esto todavía está lejos de ser una reinfección. “

Varios colegas médicos nos han informado de resultados similares al azar con pacientes que han sido examinados repetidamente durante su hospitalización. ¿Es particularmente sorprendente que las cabras y las papayas hayan dado positivo para el virus en Tanzania? Las críticas del Presidente de Tanzania sobre la falta de fiabilidad de los kits de prueba fueron, por supuesto, inmediatamente desestimadas por la OMS (22).

Pero hoy en día está perfectamente claro que el resultado de la prueba es propenso a errores, como lo es cada PCR (23, 24). En qué medida, y si existen diferencias significativas entre las pruebas actualmente disponibles, no puede determinarse por falta de datos.

Así que asumamos que la prueba de PCR es increíblemente buena y produce un 99,5% de resultados correctos. Eso suena, y de hecho sería, excepcional – significa que uno puede esperar sólo un 0,5% de falsos positivos. Ahora tomemos el crucero «Mein Schiff 3». Después de que un miembro de la tripulación diera positivo en el test del virus, casi 2.900 personas de 73 países fueron forzadas a la «cuarentena de barcos». Muchos habían estado a bordo durante nueve meses. Las quejas llegaron al mundo exterior sobre las condiciones «similares a las de una prisión», los problemas psicológicos abundaban y los nervios estaban desgastados (25).

Se notificaron nueve casos positivos después de que se completaron las pruebas. Una persona que dio positivo tenía tos, las otras ocho no presentaban síntomas. ¿Pudieron pertenecer al 0,5% de los casos de falsos positivos, como tal vez el primer caso? ¿Dónde estaban los verdaderos positivos que teóricamente deben haber estado allí? ¿Fueron posiblemente probados como falsos negativos o todos los positivos fueron falsos?

En el contexto de los resultados falsos, debemos considerar lo siguiente: cuando la epidemia remitió (en Alemania, a mediados de abril), las pruebas de PCR se convirtieron en una peligrosa fuente de desinformación porque el número de nuevos casos se derivaba del «ruido de fondo» de los resultados

falsos positivos. Cuando los 7.500 empleados de la Charité Berlin (uno de los hospitales universitarios más grandes de Europa) se sometieron a las pruebas del 7 al 21 de abril, el 0,33% dieron positivo (26).

¿Verdadero o falso?

Cuando las tasas de pruebas positivas caen por debajo de un cierto límite, no tiene sentido continuar con la detección masiva del virus en individuos no sintomáticos. Y no se debe tolerar el uso de números adquiridos en estas circunstancias como razón para implementar cualquier medida.

2. ¿Selectivo o representativo? ¿Quién se sometió a la prueba?

Sólo hay una forma de aproximarse al número de personas infectadas durante una epidemia por un agente que causa un gran número de infecciones inadvertidas: en los lugares de un brote, la población debe ser sometida a pruebas lo más exhaustivas posibles. Pero los científicos que pidieron esto durante la epidemia de coronavirus (27, 28) fueron ignorados.

En su lugar, el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia del gobierno federal alemán e instituto de investigación para el control de enfermedades, estipuló al principio que sólo se debían llevar a cabo pruebas selectivas, exactamente lo contrario de lo que debería haber ocurrido. Y mientras la epidemia seguía su curso, el RKI alteró paso a paso la estrategia de las pruebas – siempre en la dirección diametralmente opuesta (29).

Al principio, sólo se debía hacer la prueba a las personas que habían estado en un área de alto riesgo y/o habían estado en contacto con una persona infectada y que también presentaban síntomas similares a los de la gripe. A finales de marzo, el RKI cambió entonces los criterios de prueba recomendados por: síntomas similares a los de la gripe y, al mismo tiempo, contacto con una persona infectada. A principios de mayo, el presidente del RKI, el profesor Lothar Wieler, anunció que las personas con «los más mínimos síntomas» debían ser sometidas a la prueba (29).

La responsabilidad de llevar a la práctica estas dudosas decisiones recae enteramente en las autoridades sanitarias locales. Un compañero de trabajo de nuestro laboratorio fue un ejemplo típico:

el entrenador de su equipo de balonmano dio positivo en coronavirus. Los jugadores, todos de diferentes distritos administrativos, fueron enviados a casa en una cuarentena de 14 días. Una jugadora desarrolló síntomas de tos y ronquera y quiso hacerse la prueba, pero se negó porque no tenía fiebre.

Una jugadora de un distrito vecino no tenía síntomas pero la autoridad sanitaria local ordenó una prueba a pesar de este hecho.

Esto provocó un caos, causado por la terrible ineptitud de las autoridades de arriba a abajo. Lo que se habría necesitado urgentemente en su lugar eran estudios científicamente sólidos para aclarar las cuestiones básicas de la difusión del virus. Se debería haber probado el mayor número posible de

pruebas en las zonas de brotes. Las respuestas de los anticuerpos en las que habían dado positivo podrían haberse evaluado posteriormente.

En Alemania sólo se realizó un estudio de este tipo que abordaba estas cuestiones: la investigación de Heinsberg llevada a cabo por el profesor Hendrik Streeck, Director del Instituto de Virología de la Universidad de Bonn. Consciente de la importancia de los datos preliminares, éstos fueron presentados

en una conferencia de prensa – donde Streeck fue despedazado por los medios de comunicación incrédulos (30, 31). La tasa de mortalidad fue ridiculizada como imposible porque era diez veces menor que lo que los expertos reconocidos y la OMS habían estado difundiendo como hechos establecidos.

Una vez terminado el estudio, se presentaron de nuevo los resultados finales que confirmaban esencialmente el informe preliminar, y los medios de comunicación volvieron a considerarlos erróneos y no concluyentes. Pero los resultados del estudio hablaban por sí mismos (32) – y contradecían la

propaganda de pánico de los medios.

3. El número de pruebas realizadas influye directamente en las estadísticas de infección

Un tercer factor añadido al desorden estadístico. Imagina que quisieras contar el número de una especie de ave migratoria en un gran distrito lacustre. Hay cientos de miles, pero su dispositivo de conteo sólo puede contar 5.000 por día. Al día siguiente, le pides a un colega que te ayude, y juntos llegan a 10.000 conteos. Al día siguiente, dos colegas más se unen y se cuentan 20.000 aves. En resumen, cuanto mayor sea la capacidad de prueba/número de pruebas, mayor será el número, siempre y cuando abunden los innumerables casos no identificados, como en el caso del SARS-CoV-2 (16, 32-36). Cuantas más pruebas se realicen, más casos de COVID-19 se encontrarán durante la epidemia. Esta es la esencia de una «pandemia creada en el laboratorio».

Ahora recuerden que la prueba no tiene ni el 100% de especificidad ni el 100% de sensibilidad – lo que significa que ocasionalmente confundirían un tronco con un pájaro. Por lo tanto, incluso después de que todos nuestros pájaros se hayan ido hace mucho tiempo, todavía «encontrarías» muchos con sólo

realizar un número suficiente de pruebas.

En conclusión, no existen datos fiables sobre el número real de infección en cualquier etapa de la epidemia en este país. En el pico de la epidemia, las cifras oficiales deben haber sido subestimadas en el orden de 10 o incluso más. En su declive a finales de abril en Alemania, las cifras también deben

haber sido sobreestimadas.

Basar cualquier decisión política en las cifras oficiales en cualquier momento fue una falacia.

¿Cuántas muertes reclamaron las infecciones de SARS-CoV-2?

Aquí, de nuevo, tenemos el dilema de la definición: ¿qué es una «muerte por coronavirus»?

Si conduzco al hospital para hacerme la prueba y luego tengo un accidente automovilístico fatal – justo cuando los resultados de mi prueba son positivos – me convierto en una muerte por coronavirus. Si soy diagnosticado positivo para el coronavirus y salto del balcón en shock, también me convierto en una muerte por coronavirus. Lo mismo ocurre con un derrame cerebral repentino, etc. Como declaró abiertamente el presidente del RKI, Wieler, cada individuo con un resultado positivo al momento de la muerte es ingresado en las estadísticas. La primera «muerte por coronavirus» en el estado más septentrional de Alemania, Schleswig-Holstein, ocurrió en una sala de paliativos, donde un paciente con cáncer esofágico terminal buscaba la paz antes de embarcarse en su último viaje. Se tomó un hisopo justo antes de su fallecimiento que dio positivo – después de su muerte (37). También podría haber dado positivo en otros virus como el del rinoceronte, el adeno o el de la gripe, si se hubieran hecho las pruebas correspondientes.

Este caso particular no necesitó más pruebas o una autopsia para determinar la causa real de la muerte.

Sin embargo, con la aparición de una nueva y posiblemente peligrosa enfermedad infecciosa, las autopsias deben realizarse en caso de duda para aclarar la causa real de la muerte. Sólo un patólogo se aventuró a cumplir esta tarea en Alemania. En contra del consejo específico del RKI, el Profesor Klaus

Püschel, Director del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Hamburgo, realizó autopsias a todas las «víctimas de coronavirus» y descubrió que ninguna de ellas estaba sana (38). La mayoría había sufrido de varias condiciones preexistentes. Uno de cada dos sufría de enfermedad coronaria.

Otras dolencias frecuentes eran la hipertensión, la arteriosclerosis, la obesidad, la diabetes, el cáncer, las enfermedades pulmonares y renales y la cirrosis hepática (39).

Lo mismo ocurrió en otros lugares. El profesor Alexander Tzankov, patólogo suizo, informó de que muchas de las víctimas habían sufrido de hipertensión, la mayoría tenían sobrepeso, dos tercios tenían problemas cardíacos y un tercio tenía diabetes (40). El Ministerio de Salud italiano informó de que el 96% de las muertes hospitalarias de COVID-19 habían sido pacientes con al menos una enfermedad subyacente grave. Casi el 50% tenía tres o más enfermedades preexistentes (41).

Curiosamente, Püschel encontró embolias pulmonares en uno de cada tres pacientes (39). Las embolias pulmonares suelen surgir por el desprendimiento de coágulos de sangre en las venas profundas de la pierna que son arrastrados a los pulmones. Los coágulos se forman típicamente cuando el flujo de sangre se hunde en las piernas, como cuando los ancianos pasan el día sentados e inactivos.

Ya se describió una alta frecuencia de embolias pulmonares en pacientes fallecidos por gripe hace 50 años (42). Así pues, no estamos a punto de descubrir una propiedad única del SARS-Cov-2 que aumentaría su amenaza, pero sí somos testigos de la absurda situación en que los ancianos tratan de

protegerse obedeciendo el cántico que suena en todo el mundo: «Quédate en casa». La inactividad física está preprogramada, ¿incluyendo las trombosis? El epidemiólogo sueco, el profesor Johann Giesecke, recomendó exactamente lo contrario: Tanto aire fresco y actividad como sea posible. ¡El hombre conoce su trabajo!

El número de víctimas mortales de COVID-19 se desconoce en las afueras de Hamburgo. La situación no era mejor en otros países. El profesor Walter Riccardi, asesor del Ministerio de Sanidad italiano, declaró en una entrevista concedida a «The Telegraph» en marzo que el 88% de las «muertes por coronavirus» italianas no se debían al virus (43).

El problema de los recuentos de muertes por coronavirus es tal que las cifras no pueden ser consideradas más que como una burda sobreestimación (44). En Bélgica, no sólo las muertes con una prueba positiva de COVID-19 entraron en las filas, sino también aquellas en las que simplemente se sospechaba de COVID-19 (45).

La competencia científica no parecía regir la agenda del RKI de Alemania. Afortunadamente, hay científicos que se destacan en contraste. El profesor de Stanford John Ioannidis es uno de los eminentes epidemiólogos de nuestros tiempos. Cuando quedó claro que la epidemia en Europa estaba llegando

a su fin, mostró cómo las cifras oficialmente comunicadas de «muertes por coronavirus» podían utilizarse para calcular el riesgo absoluto de morir por COVID-19 (46).

El riesgo para una persona menor de 65 años en Alemania era aproximadamente tan alto como un viaje diario de 24 kilómetros. El riesgo era bajo incluso para los ancianos ≥ 80 con 10 «muertes por coronavirus» por cada 10.000 ≥ 80 años de edad en Alemania (columna del extremo derecho).

El cálculo de este número es simple. Alrededor de 8,5 millones de ciudadanos son ≥ 80 años en Alemania. Cerca de 8.500 «muertes por coronavirus» se registraron en este grupo de edad. Esto lleva a un riesgo absoluto de muerte por coronavirus de 10 por cada 10.000 ≥ 80 años. Ahora date cuenta de que cada año mueren en Alemania alrededor de 1.200 de cada 10.000 ≥ personas de 80 años (columna negra, datos de la Oficina Federal de Estadística). Casi la mitad de ellos debido a enfermedades cardiovasculares (CVD), casi un tercio por cáncer y alrededor del 10% (más de 100) debido a infecciones respiratorias. Estas últimas siempre han sido causadas por una multitud de patógenos, incluida la familia de los coronavirus. Es evidente que ahora se ha incorporado un nuevo miembro al club y que no se puede asignar al SARS-CoV-2 ninguna función especial como «virus asesino».

Esto está subrayado por otra observación. Las infecciones respiratorias graves son registradas por el RKI en el contexto de la vigilancia de la gripe. La línea vertical marca el momento en que se inició la documentación de las infecciones por SARS-CoV-2. ¿Hubo alguna vez alguna indicación de un aumento en el número de infecciones respiratorias (47)? No, el pico invernal de 2019/20 va seguido de un descenso estacional típico. Y observe que el bloqueo (flecha roja) se implementó cuando la curva casi había alcanzado el nivel de base.

Source: Homepage RKI (Fig. 1), https://grippeweb.rki.de

¿Cómo se compara el nuevo coronavirus con los virus de la gripe?

La OMS advirtió al mundo que el virus COVID-19 era mucho más infeccioso, que la enfermedad podía tomar un curso muy serio, y que no había ninguna vacuna o medicación disponible.

La OMS se abstuvo de explicar que apenas existe una medicación verdaderamente eficaz contra ninguna enfermedad viral y que cada vez se reconoce más que la vacunación contra la gripe estacional es ineficaz o incluso contraproducente. Además, la OMS ignoró dos puntos que debían ser abordados primero antes de que se pudiera realizar cualquier comparación válida de los virus.

¿Cuántas personas mueren de COVID-19 en comparación con la gripe?

La OMS afirmó que entre el 3 y el 4% de los pacientes con COVID-19 morirían, lo que superaba con creces la tasa de mortalidad de la gripe anual (48).

Esto es lo suficientemente importante como para exigir un análisis más detallado. Los virus de la gripe pasan de forma ondulatoria a través de la población. Las ondas pueden ser pequeñas en un año y altas en otro. La tasa de mortalidad es del 0,1% al 0,2% durante una temporada de gripe normal en Alemania (49), lo que se traduce en varios cientos de muertes. En cambio, en la temporada 1995/1996 hubo aproximadamente 30.000 muertes relacionadas con la gripe (50) y aproximadamente 15.000 muertes en 2002/2003 y 2004/2005.

El RKI estima que la última gran epidemia de gripe de 2017/2018 se cobró 25.000 vidas (51). Con 330.000 casos reportados, la tasa de mortalidad sería de ~8% (52). Como en todos los años anteriores, Alemania resistió esta epidemia sin implementar ninguna medida inusual.

La OMS estima que hay entre 290.000 y 650.000 muertes por gripe cada año (53).

Ahora veamos el COVID-19. En mayo, el RKI calculó que 170.000 infección con 7.000 muertes por coronavirus equivale a una tasa de letalidad del 4% – ¡como predijo la OMS! Conclusión: COVID-19 es realmente diez veces más peligroso que la gripe estacional (54).

Sin embargo, el número de infecciones fue por lo menos diez veces mayor porque la mayoría de los casos leves y asintomáticos no habían sido buscados y detectados (55-59). Esto nos llevaría a una tasa de mortalidad mucho más realista del 0,4%. Además, el número de muertes «verdaderas» de COVID-

19 fue menor porque muchos o la mayoría habían muerto por causas distintas al virus. Una mayor corrección del número nos lleva a una estimación aproximada de 0,1% – 0,3%, que está en el rango de la gripe moderada. Esto concuerda con los resultados del profesor Streeck, que llegó a una estimación

de 0,24% – 0,26% basado en los datos de su estudio de Heinsberg. La edad promedio de los fallecidos que dieron positivo fue de alrededor de 81 años (32).

Muchos investigadores de otros países han llegado a la conclusión de que la COVID-19 es comparable a la gripe estacional. En un análisis de varios estudios, Ioannidis demostró que, en función de los factores locales y la metodología estadística, la tasa media de mortalidad por infección era del 0,27% (60). Muchos otros investigadores llegaron a conclusiones similares. Así pues, todos los estudios realizados hasta la fecha muestran claramente que el SRAS-CoV-2 no es un verdadero «virus asesino» (61-71).

Doctora Karina Reiss y Doctor Sucharit Bhakdi

Sobre los autores

Karina Reiss nació en Alemania y estudió biología en la Universidad de Kiel, donde recibió su doctorado en 2001. Se convirtió en profesora adjunta en 2006 y profesora asociada en 2008 en la Universidad de Kiel. Ha publicado más de sesenta artículos en los campos de la biología celular, la bioquímica, la inflamación y la infección, que han sido reconocidos internacionalmente y han recibido prestigiosos honores y premios.

Sucharit Bhakdi nació en Washington, DC, y se educó en escuelas de Suiza, Egipto y Tailandia. Estudió medicina en la Universidad de Bonn en Alemania, donde recibió su doctorado en 1970. Fue investigador posdoctoral en el Instituto Max Planck de Inmunobiología y Epigenética de Friburgo de 1972 a 1976, y en el Laboratorio de Proteínas de Copenhague de 1976 a 1977. Se incorporó al Instituto de Microbiología Médica de la Universidad de Giessen en 1977 y fue nombrado profesor adjunto en 1982. Fue nombrado presidente de Microbiología Médica en la Universidad de Mainz en 1990, donde permaneció hasta su jubilación en 2012. El Dr. Bhakdi ha publicado más de trescientos artículos en los ámbitos de la inmunología, la bacteriología, la virología y la parasitología, por los que ha recibido numerosos premios y la Orden al Mérito de Renania-Palatinado. Sucharit Bhakdi y su esposa, Karina Reiss, viven con su hijo de tres años, Jonathan Atsadjan, en una pequeña aldea cerca de la ciudad de Kiel.